Reyniux's Blog

Sunday, April 03, 2005

Buen viaje querido Papa

Pues se que muchos no son católicos, y que muchos no creen en la iglesia.

Pero independientemente de la religión que practiquen, de las creencias que tengan o no, considero que es importante rendir honor a quien honor merece, y la verdad es que nuestro que querido Papa: Juan Pablo II, fue un hombre realmente especial.

Fue un hombre que supo tocar el corazón de cada ser humano de este mundo.

Es en verdad es triste saber que un dirigente con este carisma se nos ha adelantado, pero que esta vida no pase desapercibida, porque Juan Pablo II ha dejado un legado en cada uno de nosotros, nos enseñó tantas cosas acerca de:

  • El amor.
  • El perdón, porque aún cuando somos heridos parte de la sanación es la reconciliación, y así como nos hieren nosotros también alguna vez herimos, y que perdonar a alguien es extraordinario, pero pedir perdón a quién herimos lo es también.
  • Que una sonrisa puede arreglarlo todo.
  • Que si afrontamos las situaciones difíciles con una actitud positiva podremos sobrellevarlas.
  • Que no importa la situación por la que estemos pasando, la dificultad que la vida nos presente, si realmente perseveramos podemos lograr nuestros sueños.
  • Que las barreras las creamos nosotros, pero que también nosotros podemos romperlas.
  • Que no hay diferencia entre el ser humano, no importa la raza, la religión, el país, la ideología, todos somos hermanos.
  • Su gran devoción a nuestra virgencita de Guadalupe.
  • Que podemos llevar más de una nacionalidad en el corazón, porque el fue nuestro Papa mexicano.
  • La alegría de vivir, independientemente de la edad, de la situación y la o las circunstancias.
  • Y sobretodo a amarnos a nosotros mismos y a nuestro prójimo.

Bueno me gustaría platicar más, hay tantas cosas que decir que no acabaría, se que muy particularmente voy a extrañarlo, pero por otra parte me siento contenta de que por fin ha descansado, que está en un mejor lugar, porque ya los últimos días eran realmente dolorosos para él.

Le pido a Dios por su descanso, y se que él sigue con nosotros, en nuestros corazones, que siempre va a estar con Diosito pidiéndo por todos nosotros, así como iluminando al nuevo Papa, porque la responsabilidad que le espera es grande.

Pues con muchas cosas más por decir, me despido diciéndo: DESCANSE EN PAZ, AMADO JUAN PABLO II.